La recuperación de los Cantones: una partida de carambolas.

El Cantón con el Cine Avenida y el Obelisco han sido durante décadas los hitos del devenir ciudadano. Era a la vez centro de negocios, sala de estar, paseo de moda, terraza, café y epicentro de la fiesta grande y de los eventos políticos. Siempre que llegaba alguna persona de fuera le enseñábamos con orgullo Los Cantones. Poco a poco fue perdiendo ese papel central en la ciudad como espacio de paseo y de estar. Otros espacios le fueron ganando protagonismo, como la plaza de maría pita, la marina y la plaza de Lugo. Tal vez se debió a que se crearon nuevos espacios peatonales para el paseo y la estancia, o tal vez porque en este tiempo todo se fue devaluando: los jardines, los centros de poder financiero, el contenido de las fundaciones etc. Por eso, ahora que se anuncia la regeneración de los jardines y la semipeatonalización de Los Cantones se abre una nueva etapa que, posiblemente, contribuirá a recuperar su simbolismo anterior. ¡Ojalá  se lleve a cabo cuanto antes! Y sin  miedos. Es importante.

La recuperación del simbolismo.

Empezaré abordando su recuperación simbólica. Desde el punto de vista de Los Cantones como espejo del poder económico y social de la ciudad, se anuncian importantes cambios. La pérdida del Pastor está produciendo interesantes movimientos. Por un lado el antiguo edificio del banco, uno de los más emblemáticos de la ciudad, está siendo rehabilitado para instalar la sede territorial del Banco de Santander que, como las otras centrales  regionales, adquieren un radio de influencia más allá de lo local, devolviendo de alguna manera nuestro papel de centro financiero del Noroeste ( Sabadell-Gallego, BBVA y Santander). De rebote, queda libre el antiguo edificio del Banco Hispano Americano, que parece va a ocupar la Fundación Amancio Ortega. Un cambio muy importante desde el punto de vista del simbolismo urbano, pues de este modo nuestro principal y más conocido empresario marca su presencia en el escaparte urbano. Una buena noticia. También se anuncia la rehabilitación del antiguo Cine Avenida, donde nuestra principal entidad financiera, Abanca, pretende poner oficinas sin precisar de momento que tipo de servicios llevará esta sede (como sabéis su sede social está en Betanzos).

Primera carambola: fundaciones y colecciones de arte.

Con este movimiento todas las grandes fundaciones estarán en el Cantón.  Ahora solo queda que la Fundación Jove traslade su sede y especialmente la colección de arte a un edificio más céntrico. Seria magnifico que estuviera en los Cantones, porque así se convertirían en un espacio artístico de primer nivel, con la colección Barrié, con la colección Jove y, si hubiera suerte, con la colección permanente de Abanca, ahora almacenada en Pocomaco, con el riesgo de que, toda o en parte, se vaya a la Ciudad de la Cultura.

Segunda carambola: un nuevo museo de arte contemporáneo (el MAC) y la nueva Filmoteca de Galicia .

Lástima que en el mismo lugar no pudiera instalarse también la colección de la antigua Unión Fenosa, el MAC, lo cual completaría un espacio museístico singular. Pero para esto no hay opciones aparentes, ya que La Terraza, que se puede recuperar, parece muy pequeño y tal vez sería una buena ubicación para un museo del comic.

Claro que aún quedan edificios públicos en el entorno.  Y así, por hablar, podría ocupar el antiguo edifico de Hacienda. La Filmoteca Gallega, es decir el CGAI ¿por qué no trasladarla dándole nuevo uso al antiguo Cine Avenida? Y el archivo de la ciudad a la Fábrica de Tabacos, como al principio estaba previsto, y trasladando las academias a una nueva ubicación, incluyendo las que están en el edificio del antiguo Consulado. Así mataríamos varios pájaros de un tiro: concentraríamos todas las Academias, a poder ser en la Ciudad Vieja, y Hacienda quedaría disponible para el MAC, el Consulado podría ser una ampliación del museo de Bellas Artes, un tesoro que no sabemos valorar, que se podría ampliar con el edificio de la antigua iglesia y el convento de las Capuchinas. Seguro que el Museo del Prado podría aportar nuevas colecciones que tiene almacenadas.

Tercera Carambola: dinamización cultural de la Ciudad Vieja y Casa de la Música

Y por pensar que no quede. ¿Por qué no se traslada el museo arqueológico- hoy casi un almacén que desdice de su colección- al cuartel de Santo Domingo que esta vacío, y se deja el castillo como museo histórico? ¡Menuda jugada¡

Y me queda una última idea. Trasladar la biblioteca provincial al antiguo gobierno militar y así contribuir a dinamizar la Ciudad Vieja con la presencia de la población joven que acude habitualmente. De este modo, el edificio del Teatro Rosalía podía convertirse en una casa de la música de la que tantas veces se habló. Tendría cabida un pequeño espacio museístico de la historia de la música en la ciudad, y espacios para las entidades musicales (escuela municipal de música, Filarmónica, el Eco, grupos folclóricos, etc. etc.- y el teatro adquiría nuevos usos. También se podría ubicar el Centro Coreográfico Gallego en fase de salida para la Ciudad de la Cultura. Incluso, siendo más ambicioso, podía aprovechase para ampliar el vestíbulo y hacer un foyer propio de un teatro de su categoría.

Hace falta la cooperación público-privada.

Muchas ciudades y empresas están haciendo inversiones para dotar el centro urbano en espacios culturales emblemáticos. Es el caso de los museos de Málaga, el Centro Botín y la colección de arte en la sede del Banco de Santander en la capital cántabra, es el caso de los museos de Cartagena que compendian las culturas históricas de la ciudad, o la museización de Zaragoza, auspiciada por Ibercaja. Para ellos fue más difícil, porque tuvieron que importar los fondos.  Nosotros lo tenemos relativamente fácil.

Son ideas, son propuestas, son ilusiones, son sueños, tal vez no pasen de correncias, pero no son imposibles. La ciudad necesita sueños. Hoy tuve este ¿Qué te parece? Aún me quedan otros. ¿Cuál es tu opinión?

Leave a Reply