El puerto a la deriva

Con la construcción del puerto exterior, todos pensábamos que la ciudad podría avanzar en, al menos, las siguientes cuestiones:

  1. Disponer de una rada exterior de refugio para caso de accidentes graves o naufragios evitando más mareas negras.
  2. Trasladar del centro de la ciudad mercancías peligrosas y molestas mejorando la calidad ambiental y la seguridad ciudadana.
  3. Eliminar el oleoducto que atraviesa populosos barrios con un claro riesgo.
  4. Abrir nuevas oportunidades al tráfico marítimo posicionándonos en la oferta de nuevos puertos para nuevas demandas.
  5. Atraer inversiones, empresas y empleo.
  6. Multiplicar el tráfico portuario.

Han pasado ya bastantes años y el puerto está a punto de finalizar. La situación actual es esta.

  1. El puerto refugio y el alejamiento de tráficos está evolucionando bien.
  2. Los nuevos usos del frente marítimo están demasiado afectados por la política partidista lo que impide o retrasa su avance.
  3. No ha llegado ninguna empresa ni se esperan inversiones, que se sepa.
  4. La conexión ferroviaria tiene un retraso inconcebible y nada está seguro ¿los cambios de trazado impuestos por el alcalde de Arteixo han impedido que se hiciera antes? No es fácil de saber. Lo urgente es hacerlo. Es increíble que la conexión ferrolana esté en marcha y la coruñesa ni se sabe.
  5. El tráfico de carbón desaparece y disminuye notablemente el tráfico portuario y, como consecuencia, se cuestiona la rentabilización de la conexión ferroviaria.
  6. El tráfico petrolero no está en sus mejores momentos.
  7. Otros tráficos se han perdido: alúmina, pesca, etc.

El caso es que después de tantos millones de euros, el puerto coruñés figura como el que ha perdido más tráfico de España. ¿Cómo se justifica esto? Difícil. Tampoco se entiende que no se haya logrado diversificar las mercancías. Y por si fuera poco, tampoco es fácil de comprender la razón por la que desde el principio se haya abandonado la posibilidad de traer tráfico de contenedores que es el que genera mayor valor añadido a la ciudad y al puerto. Es constatable que hay empresas en la ciudad y en la provincia que están utilizando la terminal de contenedores de Vigo. ¿Entonces?

Siempre se escudaron en que la demanda interna no rentabilizaría el establecimiento de nuevas líneas, pero la realidad es que otros puertos que tampoco tienen demanda interna suficiente, han sido capaces de atraer usuarios del hinterland con buenas condiciones de oferta. Sin ir más lejos, el puerto exterior de Ferrol tiene una operadora esperando a que llegue el ferrocarril y ya están montadas las grúas adecuadas.

Más de una vez he pensado que, como los puertos gallegos de interés general están dirigidos por cargos puestos por la Xunta, pudiera haber una estrategia de reparto de tráficos para especializar los puertos y no crear duplicidades. Los contenedores tocaban a Vigo y si es posible a Ferrol. Eran los tiempos de la Ciudad Única (es decir Santiago), del aeropuerto único (es decir Lavacolla) , y del Puerto Único ( Vigo). Al más puro dirigismo centralizado. Si fuera así, que no lo cero, tampoco pasaría nada, al contrario, pero entonces habría que unificar las autoridades portuarias de Coruña y Ferrol y gestionar los tráficos en un solo puerto. El cómputo agregado nos haría más competitivos. Claro que a lo mejor los políticos-directores de puertos o los candidatos locales no lo tienen claro, al menos no todos. La verdad es que tal como vamos van a tener razón quienes se oponían a tan gigantesca inversión en Langosteira. Yo creo que con una buena gestión comercial esta situación se podría revertir antes de que los nuevos tráficos tomaran rumbos a otros puertos.  Da la impresión de que faltan iniciativas ambiciosas.

Resultado: de los seis objetivos esperados solo se han cumplido dos. Y eso es muy poco. ¿ Y si probásemos con una gestión privada del puerto exterior? También se va a entrar en otras infraestructuras, como la prevista terminal de contenedores de Ferrol. Y si en esto la iniciativa pública no es capaz de avanzar habrá que abrir nuevas oportunidades. A lo mejor en China podría haber operadores interesados. Digo yo. A mí no me gustaría, pero si no hay otra opción……

 

 

 

Leave a Reply