LA NUEVA AVENIDA DE ALFONSO MOLINA

Andres Precedo Ledo, opina al respecto de la polemica reforma de Alfonso Molina. Es el momento de ir hacia un nuevo urbanismo y recuperar espacios urbanos.

Estas semanas está de actualidad esta importante vía de acceso a la ciudad, pero no –como era habitual- por los continuos atascos. La apertura de la tercera ronda ha reducido la intensidad del tráfico por la principal víade entrada, y muchos más se reducirá cuando se hagan realidad las siguientes obras: la conexión dela vía ártabra con la autopista, el vial de conexión de esta con la tercera ronday con el aeropuerto (la A-18) y la construcción de la proyectada variante de O Temple, que canalizará los flujos procedentes de Oleiros, Sada y Bergondo hacia la autopista sin entrar en la ciudad. Ahora se trata de pensar el futuro de Lavedra con una visión de ciudad desde la perspectiva del urbanismo sostenible, abandonando el actual modelo desarrollista, pensado para facilitar la entrada del automóvil en la ciudad, y que, además de obsoleto, ya ha demostrado fehacientemente sus pésimos resultados.

La solución es clara: promover el transporte público, preferentemente, le tranvía y el ferrocarril, y favorecer sistemas de movilidad alternativos. Solo así se logrará el ajuste entre la creciente demanda de espacio urbano generada por la presión del automóvil.

Una demanda a la que la oferta de suelo disponible nunca podrá responder. Debemos aspirar a un centro urbano en el que las calles del centro histórico y del Ensanche sean preferentemente semipeatonales, y que los elementos verdes y los espacios de paseo y reposo ganen la partida al coche. Hay más cosas que pensar pero de momento me limito a enumerar estas, entre otras cosas porque se es el modelo que desde hace años se estáaplicando en la mayoría de las ciudades europeas y españolas. En eso A Coruña es un caso excepcional por la inexplicable continuidad del modelo desarrollista del pasado. Para mí todo un símbolo de ese desacierto fue la eliminación d ela mediana arbolada de la avenida de General Sanjurjo o de Oza. Nunca debería haberse llevado a cabo y menos después de haber invertido una cantidad importante en su adecuación al urbanismo moderno.La considero una de las actuaciones más retrógradas de cuantas se llevaron a cabo, solo comparable al desarbolado del paseo marítimo o de la Marina y la avenida de del puerto. Deberían servirnos para aprender.

Por eso es una buena noticia el proyecto que el concejal de regeneración urbana del gobierno local. Frente a un trazado que concebía el acceso como una autopista, siguiendo la línea del urbanismo duro y gris, el nuevo proyecto se encuadra en elmodelo de urbanismo sostenible y con una visión de futuro.  Este  es el camino, porque Alfonso Molina esta llamada a ser la principal avenida urbana de la ciudad de mañana , y por eso deberá tratarse como una vía humanizada y amable para que los ciudadanos transiten por un entorno atractivo, verde y sin las agresiones que el trafico actual provoca. Una buena notica para un nuevo modelo de ciudad. Deseable sería prolongar esta línea de actuación al resto de la avenida, desde Ponte da Pedra hasta Linares Rivas, como Busquets había previsto en su primer boceto del plan general, en el que dicha avenida se proponía como el gran bulevar de la ciudad, como los son la Diagonal de Barcelona o la Castellana de Madrid.  Este proyecto como otros fueron eliminados después,cuando el plan fue revisado con la excusade hacerlo más realista, Ciertamente el resultado fue más realista desde el punto de vista económico, pero no desde el punto de vista urbanístico y desde la perspectiva de una ciudad sostenible y habitable.

Es tiempo de recuperar espacios urbanos para regenerar la ciudad, tan mal tratada en los últimos años. El nombre de la concejalía es ya un anticipo de la voluntad de cambio de modelo, yel anuncio del nuevo proyecto para Alfonso Molina es también un logro de que sienta una base nueva para construir una  ciudad mejor.  No sé hasta donde será posible mantener el modelo y lograr un acuerdo con fomento, pero en si mismo es ya una declaración de intenciones. Y esa es la trayectoria acertada, la que han seguido las ciudades con mejor urbanismo de España y con un sistema de movilidad más eficiente y sostenible, como Pamplona, Vitoria, Bilbao, Málaga, Oviedo y un largo etcétera. ¡Ojalá esto sea el principio¡.

Leave a Reply