Galicia se queda con red ferroviaria de ancho Ibérico ad calendas grecas

Sobre la difícil y peculiar situación que vive Galicia con el ancho de vía y los nuevos ferrocarriles.

En mi anterior artículo expuse la situación del tramo de 17 km, entre Ourense y Taboadela, que impedirá que los trenes de Alta Velocidad puedan llegar a nuestra Comunidad Autónoma antes de 2023. Sobre este particular nada ha cambiado.

Los medios… lejos de reflejar en sus páginas los problemas reales de los ciudadanos… paro, economía estancada, falta de inversión pública, recortes en sanidad, riesgo del sistema de pensiones, escasa política de I+D+i,  congestión en los accesos a las ciudades, despoblación del medio rural, contaminación del medio ambiente por el transporte de carretera… etc. y plantear estas cuestiones a los candidatos a Presidente del Gobierno, para que expongan sus planes y programas sobre estas materias ante los ciudadanos…  se limitan a recoger las manifestaciones genéricas, simplistas, ocurrentes, alejadas de la vida cotidiana, y del territorio donde vivimos que formulan los políticos, jaleando sus intervenciones, dando más importancia a su vestuario, a sus (malos) chistes, a sus lances contra los contrincantes, que a sacarles sus carencias de conocimiento de los problemas y su ausencia de propuestas de soluciones… repitiendo lo ya vivido hace 6 meses, por lo que los candidatos subirán, o seguirán en el machito, haciendo lo de siempre. Primero yo, luego el partido, luego los compañeros, luego los sueldos, las prebendas, los aforamientos y, en los ratos libres, enterándose de las materias que les afectan y recabando de sus asesores disculpas por lo que no son capaces de hacer.

En este contexto, tampoco ningún medio escrito, radiofónico o televisivo ha planteado a los candidatos de los partidos que concurren a las elecciones del 26-J, ¿Qué piensan de la situación del ferrocarril en Galicia (no de la “llegada del AVE”) y qué utilidad va a tener en el escenario de la post crisis que, algún año de estos, por la ley del péndulo, debería comenzar?

El caso es que “Fomento se ha enterado”, de que algunas empresas fabricantes de material ferroviario han puesto a punto trenes de “verdadera” alta velocidad, los de 300/350 km/hora duales, esto es dotados de bogies aptos para circular por vía internacional e ibérica (la de Galicia). Y han calculado los ahorros que se van a lograr al no tener que cambiar el ancho de las vías en Galicia (ojo, también en otras regiones del país). Uno de estos modelos, el Talgo Avril ya se halla homologado según informa este mes la revista Via Libre. Y Renfe tiene en marcha un concurso para adquirir 30 nuevos trenes de Alta Velocidad…

¿ Y esto cómo se traduce para el servicio ferroviario a, y en, Galicia? Sencillo. Que durante los próximos “equis” años no será necesario cambiar el ancho de vía de la red ferroviaria de Galicia. Ya no será preciso modificar la línea entre Ourense y Santiago, ni la del Eje Atlántico, que supone un gran desembolso “en gasto”, no en inversión, pues fue mal planificado y construido, y no vale para la alta velocidad en vía europea

Esto también afectará a la “necesidad” de construir una variante de 17 Km en Ourense, asi que Fomento/Adif tienen tiempo para, una vez instalado el Cambiador de ancho previsto en Taboadela, proceder a la electrificación del tramo Taboadela-Ourense, en vía ancha como está, con lo que podrían llegar a partir del 2019 los trenes de AV, a 100 km/h, recuperar los 300 km/ entre Ourense y Santiago y circular a 220/240 km/h entre Santiago-Coruña y Santiago-Vigo.

¿ Y el resto de los trenes?… ¡cómo hasta ahora!, sin cambios…  ¿A que si Uds. fuesen los directivos de Fomento y de Adif, se dejarían seducir por esta alternativa?. Pues vayámonos preparando.

Leave a Reply