El mercado laboral en el área de La Coruña. La calidad del empleo

Siguiendo con la elaboración de los datos de contrataciones que nos ofrece el Instituto Galego das Cualificacións (Consellería de Economía, Emprego e Industria), en este nuevo artículo intentaremos acercarnos a los aspectos más cualitativos que cuantitativos del empleo durante esta pandemia en la comarca metropolitana de A Coruña, realizando una comparación con la de Vigo.

Entre los principales factores a considerar, cabría citar:

La tipología contractual, indica una muy elevada precariedad laboral.

Si consideramos 2019 en cierto modo un año normal, la temporalidad va unida también a la estacionalidad. Así, Julio y Octubre son los de mayor contratación tanto en la comarca metropolitana de A Coruña (21.472 y 20.015 contrataciones, respectivamente), como en la de Vigo (22.422 y 21.290).

También son buenos meses (entre 17.000 y 20.000 contratos al mes), Septiembre (especialmente en la comarca de Vigo, por un notable ascenso en el sector primario), Mayo y Junio. Por el contrario, son inferiores (menos de 17.000 al mes) las contrataciones en los meses que coinciden con Semana Santa (Marzo y Abril) o con las campañas de las fiestas navideñas (Noviembre y Diciembre), tanto en la comarca de A Coruña como en la de Vigo.

La gran mayoría de los contratos en 2019 eran de corta duración. En la comarca metropolitana de A Coruña, de 199.386 contrataciones, 178.638 (el 89,59%) son temporales (96.258, el 48,28%) y temporales a tiempo parcial (82.380, el 41,32%). Teniendo en la comarca de Vigo una presencia aún ligeramente mayor: de 216.873 contrataciones, 197.360 (el 91,00%), son temporales y temporales a tiempo parcial.

No obstante, y aún dentro de una evidente precariedad en el empleo, la comarca metropolitana de A Coruña tenía en dicho año una mayor presencia en las contrataciones indefinidas e indefinidas a tiempo parcial (19.089 y un 9,57% del total de contrataciones), que en la de Vigo (16.848 y un 7,77%).

En 2020, con la llegada de la pandemia, y el confinamiento consiguiente en el mes de Marzo, las contrataciones caen en picado (en la comarca herculina bajan a 10.162 y en la olívica a 12.536 en dicho mes), en Abril (3.813 y 4.503, respectivamente) y en Mayo (5.460 y 6.647). Pero a partir de dicho mes, coincidiendo con un levantamiento parcial de las restricciones y el verano, las contrataciones comienzan a recuperarse, aunque de modo mucho más lento en la comarca urbana de A Coruña (Septiembre: 12.445, Octubre: 12.176, Noviembre: 11.248 y Diciembre: 9.853) que en la de Vigo (19.142, 18.777, 16.553 y 15.189, respectivamente).

Esta tendencia, notablemente más positiva para Vigo, evidentemente, está relacionada con un aumento de su producción automovilística y la industria auxiliar, pero también, y entre otros factores, con la buena marcha de la industria alimentaria durante la pandemia (como por ejemplo el gran aumento del consumo de conservas y congelados de pescado) y el mantenimiento del sector naval (en crisis, pero que todavía sostiene a más de 4.000 empleos, exporta y tiene cartera de pedidos).

Aun confirmando que el impacto del COVID-19 ha sido letal en la comarca metropolitana de A Coruña, debe apuntarse como dato positivo una leve bajada en la temporalidad de las contrataciones con respecto a 2019, y de 127.104, 112.452 (el 88,47%) son ahora contratos temporales (64.848, el 51,02% del total) y temporales a tiempo parcial (47.604, el 37,45%). Por el contrario, en la comarca de Vigo, la temporalidad del empleo todavía se ha incrementado más en valores porcentuales, subiendo al 91,39% (156.701, de un total de 171.458 contrataciones).

En paralelo, en 2020 los contratos indefinidos siguen teniendo una mayor presencia en la comarca herculina, tanto en términos absolutos (si bien por muy estrecho margen) con 13.672 personas, como en porcentajes (10,76% del total de contrataciones), distribuyéndose en contratos indefinidos (9.791) e indefinidos a tiempo parcial (4.102). En la comarca olívica estos contratos afectan a 13.363 personas y al 7,99% de las contrataciones.

¿Y qué podemos decir de los cuatro meses que llevamos de 2021?. Aunque es muy pronto para conclusiones determinantes, se constata la tendencia a disminuir en la precariedad del empleo en la comarca coruñesa, con el 84,83% de contrataciones temporales y temporales a tiempo parcial y el 14,24% de indefinidos e indefinidos a tiempo parcial; mientras que en el caso de Vigo la proporción sigue bastante inalterable con respecto a 2020 (90,54% temporales y 8,63% indefinidos.

Finalmente, dentro de la tipología de los contratos, señalar la muy escasa relevancia de las contrataciones en prácticas y de formación, que, con pandemia o sin ella, se mueven en porcentajes testimoniales, entorno al 0,6 % del total. Su escasa relevancia invita a la reflexión y quizá habría que preguntarse hasta qué punto ello no supone un verdadero fracaso en el mercado laboral y es posiblemente una de las causas del elevadísimo paro juvenil en nuestro país, sin parangón en Europa.

Cualificación de las contrataciones: más de la mitad son ocupaciones elementales y relacionadas con la hostelería y el comercio.

En 2019, año anterior a la pandemia, y siguiendo la denominación que realiza el Instituto Galego das Cualificacións, en la comarca metropolitana de A Coruña ocupaba el primer lugar los Trabajadores de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores (nutrido fundamentalmente por la hostelería y los dependientes de comercio) con el 30,05% de las contrataciones (59.960 personas), le seguían las Ocupaciones elementales (27,73% y 55.297 personas). A continuación, vendrían los perfiles que representan una mayor cualificación laboral, como los Técnicos y profesionales científicos e intelectuales (10,00% y 19.905), Técnicos y profesionales de apoyo (8,85% y 17.647) y Empleados contables, administrativos y otros empleados de oficina (8,85% y 17.642).

En la comarca de Vigo el primer lugar era para las Ocupaciones elementales (30,29% de las contrataciones, 65.703), siguiéndole por este orden: los Trabajadores de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores (25,05% y 54.335) y los Operadores de instalaciones y maquinaria, y montadores (11,39% y 24.704). Estas últimas ocupaciones prácticamente duplican los datos de la comarca de A Coruña (12.789 contratos y el 6,41% de su empleo), lo que constata el mayor volumen del empleo industrial de Vigo. A continuación, vendrían los Técnicos y profesionales científicos e intelectuales (9,59% y 20.793 contratos) y los Técnicos y profesionales de apoyo (8,30% y 17.995), con cifras absolutas ligeramente mayores que en A Coruña. Y algo semejante, pero con un volumen mucho menor, podría decirse de los Directores y gerentes (en la comarca herculina 336 -0,17%- y en la olívica 350 -0,16%).

Es interesante destacar que a pesar de la mayor cantidad de mano de obra contratada en la industria de Vigo, en el perfil de Artesanos y trabajadores cualificados de las industrias manufactureras y la construcción, la diferencia es mucho menor (en Vigo son 16.008 contratos, el 7,38%, y en A Coruña 15.225, el 7,64%).

Igualmente, en las contrataciones de Empleados contables, administrativos y otros empleados de oficina, la comarca de A Coruña supera con claridad a la de Vigo (17.642 empleos y el 8,85% de los contratos en la primera y 15.466 y el 7,13% en la segunda), evidenciando el papel administrativo del área coruñesa.

Las contrataciones en el primario (bajo la denominación: Trabajadores cualificados del sector agrícola, ganadero, forestal y pesquero), representan una escasa relevancia, siendo prácticamente testimonial en A Coruña (592 contrataciones, el 0,30% del total), muy inferior a la comarca de Vigo (1.552 contratos, el 0,72%).

Cabe preguntarse si no se podría hacer mucho más en el primario coruñés, teniendo en cuenta la ventaja comparativa de tener una Reserva de la Biosfera, el abandono y la falta de una gestión racional de los recursos del campo, el bosque y la explotación marisquera de las rías de A Coruña y Betanzos.

En 2020, con la llegada de la pandemia la comarca de A Coruña se resiente de modo acusado. Las Ocupaciones elementales pasan a un primer lugar (38.573 contrataciones, el 30,34%), relegando a un segundo lugar a los Trabajadores de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores (29.932, el 23,54%).

En la comarca de Vigo el orden es el mismo, pero la pérdida en volumen de la contratación es muy inferior (Ocupaciones elementales: 58.733, el 34,25%, y Trabajadores de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores: 30.464 y el 17,76%). Es más, en las contrataciones de Operadores de instalaciones y maquinaria, y montadores, que sigue ocupando el tercer lugar, aumentan el empleo con respecto al año precedente (ahora: 25.244, el 14,72% del total), coincidiendo con el gran aumento de la fabricación de automóviles. Y la diferencia también se agranda con respecto a la comarca coruñesa en los Artesanos y trabajadores cualificados de las industrias manufactureras y la construcción (en A Coruña: 12.356 contrataciones, el 9,72% y en Vigo: 14.899 y 8,69%).

Lo mismo cabe decir de los perfiles técnicos, en los que Vigo se distancia también con mayor claridad en sus números totales. Técnicos y profesionales científicos e intelectuales (A Coruña: 13.601 y el 10,70% de sus contrataciones, Vigo: 14.522, el 8,47%) y Técnicos y profesionales de apoyo (A Coruña: 10.147, el 7,98%, Vigo: 13. 082 y el 7,63%).

Por el contrario, A Coruña mantiene con claridad su alta representatividad en Empleados contables, administrativos y otros empleados de oficina (15.142 contrataciones, el 11,91%), que en el caso de Vigo es inferior (12.904, el 7,52% de sus contrataciones). Aunque con cifras en volumen mucho menores, también hay que destacar que en el perfil de Directores y gerentes, A Coruña supera a Vigo (390 contrataciones, el 0,31%, y 277, el 0,16%, respectivamente).

Y en cuanto a las contrataciones de Trabajadores cualificados del sector agrícola, ganadero, forestal y pesquero), bajan en A Coruña todavía más que el año precedente (471, el 0,37%), siendo en la comarca de Vigo netamente superior (1.351 y 0,79%).

En lo que llevamos de 2021 (Enero-Abril), el volumen total de las contrataciones en la comarca metropolitana de A Coruña (43.461) sigue siendo inferior a la comarca de Vigo (57.472). Aún es pronto para obtener unas conclusiones, sólo decir que las contrataciones bajo la denominación Ocupaciones elementales aumentan su ventaja tanto en la comarca de A Coruña (el 33,24% de las contrataciones) como en la de Vigo (37,08%). En A Coruña le siguen los Trabajadores de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores (18,79%) y en Vigo escala a la segunda posición los Operadores de instalaciones y maquinaria, y montadores (16,43%).

En 2021 se percibe cierta mejoría en los datos de la comarca de A Coruña en los empleos de perfil más cualificado, que incluso están superando a la comarca de Vigo en números absolutos (dicho con todas las reservas, puesto que falta todavía gran parte del año). Es el caso de los Artesanos y trabajadores cualificados de las industrias manufactureras y la construcción (en A Coruña: 5.382 y en Vigo: 5.143), de los Técnicos y profesionales científicos e intelectuales (A Coruña: 4.622 y Vigo: 4.618), de los Empleados contables, administrativos y otros empleados de oficina (A Coruña:4.978 y Vigo: 3.780) y de los Directores y gerentes (A Coruña:132 y Vigo: 116).

A grandes rasgos, se percibe una contratación de menor cualificación en la comarca de Vigo, más relacionada con la industria y, a una escala mucho menor, con el sector primario (agricultura, pesca). Aunque en números absolutos el volumen de contratación es notablemente superior a la comarca de A Coruña, ésta suele aventajarle en aquellos perfiles donde hay una mayor cualificación (Trabajadores de los servicios de restauración, personales, protección y vendedores; Artesanos y trabajadores cualificados de las industrias manufactureras y la construcción; Empleados contables, administrativos y otros empleados de oficina; Técnicos y profesionales científicos e intelectuales; Directores y gerentes; …). Características del empleo que nos indican un mayor peso del comercio, las finanzas, la administración y la construcción en A Coruña.

Otra de las variables que habría que incluir en la cualificación del personal contratado es el nivel de formación. Pero esto tiene un valor indicativo, ya que esto no significa que perfiles con alto nivel formativo tengan una contratación acorde (por citar solo un ejemplo: titulados universitarios contratados como administrativos o dependientes de comercio).

La mayor parte responde a perfiles básicos, más de la mitad tienen Enseñanza Obligatoria y hasta Certificado de Escolaridad. En 2020, ambos representan el 56,90% en la comarca de A Coruña y el 58,53% en la de Vigo. Con respecto a 2019, en A Coruña las personas con Enseñanza Obligatoria bajan de 55.796 a 33.869 en 2020 (26,68% de las contrataciones) y en la Comarca de Vigo de 77.921 a 58.558 (el 34,18%). Las contrataciones hasta Certificado de Escolaridad en A Coruña disminuyen de 61.256 en 2019 a 38.360 en 2020 (26,68% de las contrataciones) y en Vigo de 53.586 a 41.718 (24,35%).

En 2020, considerando los porcentajes sobre el total de las contrataciones de cada comarca metropolitana, hay una representatividad relativa mayor de los niveles formativos más altos en la Comarca de A Coruña, con excepción de los titulados en Formación Profesional (11,72% en A Coruña -14.876 contrataciones- y 14,61% en Vigo -25.037-), en clara relación con el empleo más industrial de la comarca olívica. Pero en números absolutos el volumen de contratación también es siempre superior en la comarca de Vigo: B.U.P, Bachillerato Superior o C.O.U., (18,15% -23.042- en A Coruña y 14,79% -25-978- en Vigo); Titulados Universitarios (11,32% -14.369- en A Coruña y 9,91% -16.986- en Vigo) y Otras Titulaciones (1,90% -2.410- en A Coruña y 1,78% -3.042 en Vigo).

Con respecto al año anterior, la situación ha empeorado más en la comarca de A Coruña, puesto que en 2019 superaba a Vigo en números absolutos tanto en las contrataciones con niveles de B.U.P., Bachillerato Superior o C.O.U. (38.909 en A Coruña y 32.060 en Vigo) como en los de Otras titulaciones (5.514 y 4.497, respectivamente).

En los cuatro meses analizados de 2021, y dicho con todas las cautelas, se observa una cierta recuperación en A Coruña, superando a Vigo en las contrataciones de personas con B.U.P., Bachillerato Superior y C.O.U. (8.125 contratos, el 18,72%, en el caso coruñés y 7.912, el 13,88%, en Vigo), pero, de momento, es la única novedad.

A modo de conclusión, habría que destacar la elevada precariedad laboral, ya que prácticamente 9 de cada 10 son temporales (con o sin pandemia), aunque en términos porcentuales la situación es algo más favorable en A Coruña que en Vigo.

No hay duda, que la pandemia del COVID-19 está teniendo una gran afectación en el mercado laboral de la comarca metropolitana de A Coruña. Datos como estos deberían invitar a la reflexión de administraciones, entidades públicas y privadas, y, en general, de los agentes económicos y sociales que tienen una vinculación con A Coruña. Convendría aunar esfuerzos, una mayor implicación y una estrategia común ante el peligro real de una falta de liderazgo de la ciudad y su entorno.

Todavía es muy pronto, pero hay indicios que 2021 podría ir algo mejor, de hecho el mes de Abril ha sido ciertamente positivo en el aumento de contrataciones, es de esperar que la evolución de la vacunación y el descenso de las restricciones apunten a una tendencia más favorable para la comarca metropolitana coruñesa, pero no hay que dormirse.

En el próximo capítulo sobre el mercado laboral analizaremos la edad y al sexo de las personas contratadas.

Leave a Reply