Propuesta para una nueva planta municipal gallega basada en el Plan de Comarcalización

Interesante artículo sobre la posibilidad de crear una nueva estructura municipal, atendiendo a una reducción de los municipios.

El nuevo gobierno que por fin se acaba de formar en España tendrá que ajustar las finanzas públicas en 5.500 millones de euros en 2017 para conseguir el 3,1% de déficit público manteniendo por supuesto los recortes de 3.000 millones que ha aplicado en 2016.

Por eso el horizonte que tenemos por delante es de nuevos ajustes económicos, lo que nos aboca a la búsqueda de nuevos métodos para reducir el gasto, porque creo que hay poco recorrido en recurrir a los básicos: sanidad, educación, pensiones, dependencia, sueldos de funcionarios, etc.

Por otra parte en Galicia también se acaba de formar un nuevo gobierno presidido por Feijóo político que tiene un enorme peso político tanto en Galicia como en toda España.

Estamos abocados a buscar nuevas fórmulas de reducción del gasto público ¿por qué no recurrir a atacar el gasto inútil que no crea valor añadido y que además muchos pensamos que si se acometen pueden resultar beneficiosas para el ciudadano aumentando al mismo tiempo la competitividad de nuestra economía? Por eso planteo otra vez el asunto de la reducción del número de municipios en España y Galicia, tema que además aparece y desaparece como el Guadiana. Pero ahora con nuevos gobiernos obligados a, buscar nuevas fórmulas para mejorar la calidad de vida y competitividad reduciendo el gasto, la existencia de nuevos partidos que propugnan ensayar nuevas fórmulas, quizá este sea el momento.

Por supuesto que la reestructuran del mapa municipal no puede acometerse solo desde la óptica económica porque este asunto es algo muy íntimo para la sensibilidad del ciudadano. Los ciudadanos tienen que ver y pronto resultados muy tangibles. Y creo que la reducción del número de municipios aportará calidad de vida y mayor riqueza al ciudadano no lo contrario, y eso es mucho más importante que el ahorro de dinero para reducir el déficit.

Voy a centrarme en el caso de Galicia. Planteo un nuevo modelo municipal que puede ser un auténtico avance tanto en la mejora de la gestión para el ciudadano como para el ahorro de costes. Una palanca para el avance económico, social y de aumento de competividad económica. La nueva planta municipal se basaría en el actual plan de comarcalizacion de Galicia.

Planteo un plan de racionalización de municipios que pasen de los actuales 313 a 53 en una fase final. ¿por qué 53? porque 53 son las comarcas que existen en Galicia. y esas comarcas proceden del plan de comarcalización que data ya del año 1995. Dicho plan significó una herramienta fundamental para la vertebración territorial de esta dispersa región que es  Galicia, donde existen la mitad de las entidades de población de España.

Este plan por supuesto debe venir impuesto desde arriba, es imposible que los alcaldes y concejales se pongan de acuerdo para autoinmolarse. No valen premios a los que se fusionen, así solo se fusionarán 4 como en los últimos 4 años.

1/ ¿POR QUÉ BASARSE EN EL ACTUAL PLAN DE COMARCALIZACION DE GALICIA PARA LA NUEVA PLANTA MUNICIPAL DE GALICIA?

Porque esa vertebración comarcal ayudó a Galicia a dar un salto importante en lo económico y social. Esa reforma territorial supuso la implantación de la cultura de la cooperación institucional entre los municipios de la misma comarca y entre las distintas administraciones con la base de ese nuevo modelo comarcal hasta ese momento (1995) inexistente. Y ese Plan de Comarcalización nos puede servir para darle otra vuelta a la vertebración de Galicia, cargándonos este absurdo mapa de 313 municipios.

El plan comarcal de Galicia se puso en marcha hace 25 años por la Xunta de Galicia, fue liderado por el presidente de nuestra Asociación el catedrático Andrés Precedo Ledo que fue secretario general de Planificación e Desenvolvemento Territorial de la presidencia de la Xunta en la etapa de Manuel Fraga. Este plan fue reconocido por el Consejo de Europa y diversas organizaciones latinoamericanas. Fue realmente un antes y un después en la mejora de la organización del territorio gallego un paso de gigante.

En base a dicho Plan, Galicia pasó a tener 53 comarcas de las cuales 18 pertenecen a la provincia de La Coruña, 13 a la de Lugo, 12 a la de Orense y 10 están en la provincia de Pontevedra.

La idea del plan fue racionalizar el territorio gallego, se trataba de identificar y agrupar los espacios o grupos de municipios con características demográficas y económicas similares. Se trataba de tener una base de medición de todas las variables demográficas y socioeconómicas que sirvieran para la toma de decisiones de toda índole. Se trataba tanto de modernizar los espacios rurales como de establecer una manera de asignación de recursos totalmente objetiva.

Y fue un éxito, sirviendo de palanca fundamental para el desarrollo económico de Galicia. Los datos está ahí: Galicia en lo económico ha avanzado más que la media de España. Si hace cuatro décadas Galicia estaba en el furgón de cola en PIB por habitante, en el grupo de las regiones más atrasadas junto con Andalucía y Extremadura, ahora el escenario es distinto: Galicia se encuentra en el grupo de regiones de renta per cápita media con Castilla-León, Asturias, Cantabria…, hemos conseguido avanzar más que la media y uno de los instrumentos para este avance sin duda ha sido el plan de comarcalización de los 90.

Si queremos racionalizar a la baja el mapa municipal de España y Galicia en el caso gallego contamos con la mejor herramienta, de un valor enorme y que no tienen las demás regiones y que además ha sido un éxito: nuestro Plan de Comarcalización. Puede y debe ser la base fundamental para la nueva planta de mapa de municipios.

Puede ser un objetivo final a medio plazo e ir avanzando en 2 o 3 fases. Y además en la fase final de 53 municipios se puede pensar en suprimir las diputaciones pasando sus funciones a la Xunta, de esta manera se conseguiría otro importante foco de ahorro.

53 municipios es un número acorde en los tiempos actuales con una región de 2,7 millones y está en la línea de los nuevos mapas de municipios de Europa, 50.900 habitantes, como veremos al final del artículo. Y da pie para ir pensando en un nuevo mapa de comarcalización con unas comarcas más amplias.

2/ BENEFICIOS DE LA NUEVA PLANTA MUNICIPAL DE GALICIA

Los beneficios vendrán en dos vertientes: 1/ Mejora de la gestión y aumento de la calidad de vida de los ciudadanos y 2/ Ahorro de costes creciente.

La mejora de la gestión y calidad de vida vendrá dada por la propia concentración del mapa municipal y las economías de escala que va a producir.

En las zonas urbanas superaremos el debate que se plantea cada vez con mayor intensidad con los nuevos tiempos de las áreas metropolitanas ya que las áreas metropolitanas se convertirán en municipios. Las dos áreas metropolitanas o comarcas motoras de la economía gallega Coruña y Vigo, y también las comarcas de los otros 5 grandes municipios gallegos, hace décadas que necesitan una estructura jurídica comarcal, precisamente para gestionar y planificar su territorio, como lo que son: un ente único. Y en las zonas rurales el nuevo montaje permitirá una mejora enorme de los servicios ofrecidos a los ciudadanos avanzando hacia un nivel más acorde al de las zonas urbanas y evitará el languideciendo del territorio rural.

Los avances económicos, sociales, tecnológicos y demográficos han dejado atrás el actual modelo municipal de 1840. La gestión de los innumerables servicios que existen en la actualidad hace décadas supera los ámbitos de los arcaicos municipios actuales y a falta de una estructura única deben ser realizados de forma mancomunada. Suprimiendo municipios redundantes y sobrepuestos en las grandes comarcas se optimiza la planificación de los planes generales de urbanismo que ahora hay que coordinarlos entre los municipios limítrofes. También se mejora en el diseño y coordinación de las infraestructuras así como el diseño e implantación del tan necesario transporte interurbano del que ahora en Galicia está en la prehistoria. Hace 180 años desplazarse de Roxos a Santiago o de Arteixo a Coruña o de Bayona a Vigo suponía horas, ahora minutos. Todos estos factores exigen, después de 180 años cambios radicales.

En cuanto al ahorro económico, todo el mundo sabe porque lo estamos viendo que con la llegada del crecimiento económico, creación de empleo, etc. no se ha acabado la necesidad controlar el gasto. Hay que seguir trabajando en eliminar EL GASTO que no sirve, que no aporta valor. ¿Porque no trabajar en la racionalización de las administraciones territoriales más pequeñas, las que se han quedado más obsoletas porque cuando se diseñaron ni las infraestructuras ni la tecnología tenía nada que ver con la actual? Parece que este tinglado de miles de ayuntamientos está superado, sobran, hay que racionalizar.

Es complicado un cálculo de ahorro porque no es inmediato. Si fusionamos dos municipios el primer año no ahorramos casi nada. Todos los funcionarios que trabajen en las concejalías seguirán estando ahí, algunos se trasladarán a otras concejalías del municipio vecino donde hagan falta o incluso a otras administraciones lo que implicará ya un ahorro de coste de contratación de nuevos. Pero la reducción de personal global será por jubilación, si puede haber ahorros inmediatos en servicios externalizados o en alquiler de locales. En Galicia la media de la población de los municipios quitando las ciudades es de 5.778 habitantes muy por encima de los 2.767 de España, sin embargo 200 municipios de los 314 municipios no llegan a 5 mil habitantes.

Los ahorros que se conseguirían reduciendo el número de municipios son de 2 tipos: mejora de la financiación (al aumentar el tamaño medio de la población de los municipios el estado tiene que aportar más dinero por habitante) y el ahorro en gasto corriente, duplicidades de servicios y sobre todo en edificios municipales.

Las cifras que se barajan son que dejando el número de municipios en 200 el ahorro podría rondar entre 13 y 15 millones de euros anuales (presupuesto total de la Xunta 8.804 millones en 2016). Y además habría una mejora en la prestación de servicios tanto en cantidad como en calidad porque habría más medios que se pueden desplazar o mover, con la calidad de las infraestructuras actuales, en un espacio poco mayor

Hay cada vez más estudios sobre este tema, a finales del mes de octubre la prensa publicó un estudio de Red Localis Red Local de las administraciones públicas de Galicia de la que forman parte profesores e investigadores de las universidades gallegas en este estudio plantean un mapa municipal en Galicia entre 143 y 172 concellos frente a los 313 y además con una población mínima entre 5-7 mil personas.

De no producirse esta integración, según Red Localis, en un futuro no muy lejano “se condenaría a los vecinos que no se trasladaran a ayuntamientos más grandes a vivir casi en situación de supervivencia”.

Aunque este estudio no señala ahorros económicos concretos según las conclusiones de este informe, la fusión produciría solamente ventajas, como poder contar con mayor presupuesto de gasto y ofrecer una mayor cartera de servicios a los ciudadanos.

3/ PERO… Y QUE HA PASADO EN OTROS PAISES DE NUESTRO ENTORNO ¿HAN REALIZADO ALGÚN TIPO DE REDUCCION DE SUS MUNICIPIOS?  

Muchos países de Europa han racionalizado su mapa municipal ya antes de la crisis, muchos redujeron su mapa municipal en los años 70, en concreto 16 países:

Austria, Finlandia, Alemania, Noruega y Bélgica este último tenía 2.669 municipios en 1950 y tan solo 589 en 1992, es decir, un 78 % menos); también Bulgaria (de 2.178 a 255, eliminando un 88 %); Dinamarca (1.387 en el año 1950 y 275 en 1992, un 80 % menos); Suecia (que pasó de 2.282 a 286, con una bajada del 87 %) y, por último, el Reino Unido, que en 1992 tenía 484, 1.544 menos que en la década de los cincuenta, cuando su cifra de concellos ascendía a 2.028.

Con la crisis se produce una segunda oleada de reducción de municipios que afecta nuevos países y a algunos de los anteriores en 2ª vueltaSuiza, Dinamarca, este último el 1 de enero del 2007, los 275 municipios que tenía en 1992 se quedaron en tan solo 98 (agrupados en cinco regiones). En Grecia, la crisis económica llevó en el 2010 a una profunda y dura reestructuración, pasan de 940 a 325, prohibiéndose municipios de menos de 10.000 habitantes. En Italia se han prohibido municipios de menos de 1.000. En Alemania han bajado de 25.000 a 8.400, es decir casi los mismos que España y tienen el doble de población.

Es decir prácticamente todos los países de Europa han reducido municipios y si hacemos un comparativo de población por municipio España con 5.750 habitantes o Galicia con 8.600 habitantes quedan a años luz de la media de Europa. UK 132.400 habitantes por municipio, Dinamarca 57.285, Grecia 46.836, Suecia 33.500, Suecia 33.500, Bulgaria 28.500, Alemania 9.600…., Galicia con la nueva planta de 53 municipios se quedaría en 50.900 habitantes por municipio una tasa acorde con una estructura territorial de un país moderno.

El ajuste en las administraciones públicas debe llegar por fin. Los políticos deben liderar este cambio haciendo un esfuerzo de generosidad, que debe venir desde arriba (nunca por acuerdo porque sería imposible).

Espero que nuestros políticos en Galicia y España den un paso adelante y acometan lo que está por hacer: la reforma de las administraciones públicas.

Leave a Reply